PÁGINA PRINCIPAL | CONTÁCTENOS
MATES | BOMBILLAS | TERMOS | MATES BORDADOS | ART ARTESANALES | CUCHILLERIA | ART ALPACA | ART CERÁMICA | BILLETERAS | LLAVEROS | SANDALIAS DE CUERO

Página Principal

Mates

 

Malevo

Bombillas

 

EL MATE
HISTORIA Y LEYENDA
LA YERBA Y LA SALUD

El mate es una infusion, pero en sus origenes fue conocido al mate como el recipiente o calabaza que se iusaba para cebar y servir la infusión de yerba.

El P. Guevara dice: "es tan usual esta bebida en estas provincias que ni el chociolate, té o café han merecido en parte alguna tanta extensión (...) Si llega un huésped, aun sea una vil choza o rancho campestre, mate para descansar; si sudado, mate para desudar; si sediento mate para apagar la sed; si soñoliento, mate para despabilar el sueño; si con la cabeza cargada, mate para descargarla; si con el estomago descompuesto, mate para que lo componga..." Existen mates dulces, amargos o cocido, este último se realiza en cacerola se deja hervir y se sirve en tazas para tomarlo acompañado de bizcochos, galletas, etc.

A la cebadura suele agregársele trozos de cáscaras de naranja o unas hojas de yerba aromáticas. Al mate dulce puede agregarse una cucharada de café, dándole un sabor mas intenso.

El nombre mate deriva de la palabra quechua mati, palabra que se utilizaba para llamar a la calabaza recipiente, que era mas fácil de pronunciar para los españoles que la guaraní caiguá, que cumplía la misma función.

Cuenta la leyenda que fue el mismo Tupá (dios del Bien) el que bajo del cielo y les enseño a los guaraníes como preparar y tomar la yerba mate. El origen de la yerba mate se pierde en el tiempo y la tradición americana registra la misma leyenda en el norte de Argentina y en los estados sureños del Brasil.

Hoy, la industria yerbatera es una industria importante que no solamente abastece al consumo interno sino que exporta a lejanos países, incluso a Medio Oriente.

Cuentan que cierta vez, mucho antes de la llegada de los españoles, un viejecito y su nieta, cansados del deambular de su tribu nómade, se quedaron en las serranías cerca de las Cataratas del Iguazú. Una tarde llego hasta la choza un extraño viajero de tez pálida. El viajero, que no era otro que Tupá, quiso recompensar la bondadosa atención que el viejo le brindo e hizo crecer una planta cuyas hojas serian calmante de la sed, compañía para las horas de soledad y generoso tributo para las visitas. Tupá les enseño a preparar la yerba para tomarla y los hizo guardianes de la planta y desde entonces se convirtieron en los dioses protectores del yerbatal, Caá Yará (el viejo) y Caá Yarí (la nieta).

Los indios sorbían la bebida de la calabacita que servia de recipiente (que los guaraníes llaman caiguá) por medio de la tacuapí, pequeña cañita usada a modo de bombilla, o bien mascaban sus hojas durante sus largas caminatas.

Según el historiador Ruíz Díaz de Guzmán, fue Hernando de Arias y Saavedra (Hernandarias), en 1592, quien descubrió la yerba mate en las guayacas (especie de monederos), de unos indios que cayeron en su poder.

Muy pronto se difundió esa bebida, de la que los españoles exageraban sus beneficios. Los jesuitas la preparaban en forma de té (mate cosido), porque desconfiaban del mate con bombilla, atribuyéndole connotaciones diabólicas, por lo cual se le aplicaron toda clase de prohibiciones. Hasta se lo denuncio a la Inquisición de Lima en 1610 como "sugestión clara del demonio". Pero los jesuitas fueron los primeros en dedicarse al cultivo de la yerba mate de nombre científico Ilex Paraguariensis o Ilex Theazans.

Más allá de la leyenda y de la tradición, la yerba mate contiene ingredientes muy importantes para el organismo. La primera es la "teína", que estimula sin causar insomnio ni agitación nerviosa. Pero además contiene vitaminas (A, B, C) y es rica en carotenos, potasio, magnesio, manganeso, sodio, hierro y fósforo. El mate, ya sea en infusión o con bombilla ayuda en esa dolencia tan frecuente como es la pereza intestinal y favorece las funciones cardíacas y respiratoria. Como se ve, las "excusas" para tomar un mate sobran. Apenas unos 50 g. de yerba mate diluida en medio litro de agua aportan energía vital en forma de fibras, carbono, proteínas, humedad, grasas, algodón, glucosa y sacarosa. Esto explica porqué son muchas las personas que toman unos matecitos apenas abren los ojos, antes de la ducha matinal y del desayuno convencional. Es una manera de empezar el día "con el pie derecho".
PREPARACIÓN Y CEBADO

Poner agua a calentar hasta unos minutos antes de que empiece a hervir (en lo posible, ponerla en un termo para que no pierda la temperatura).

Llenar 3/4 parte del mate con yerba.

Taparlo con la mano, darlo vuelta, golpearlo suavemente la base - para que el polvillo de la yerba quede en la superficie-

Ponga el mate en unos 45 grados, e introduzca la bombilla hasta el final

Si desea tomarlo dulce, introduzca una cucharadita de azúcar y déjela caer sobre el extremo de la bombilla.

Luego vertimos el agua suavemente hasta que alcance el borde del mate (después de unos segundos, el agua será absorbida por la yerba y bajara su nivel).

Volvemos a verter mas agua hasta que llegue nuevamente al tope.

Malevo | Mates y Bombillas | San Jerónimo 3943, Santa Fe | Tel: (0342) 4120402 | diseño y desarrollo web: dinoquo